Espuma y magia


En Mesoamérica, el ritual era una parte importante de la cultura, de la religión y también de la vida diaria. Herederos de esa forma de vida, nuestros días actualmente están llenos de rituales y uno de ellos es el consumo del chocolate: pocas cosas se comparan con tomar una taza de chocolate de mesa con abundante espuma.

Pero déjenme decirles que ese gusto por la espuma en la superficie del chocolate tiene un pasado remoto en nuestra cultura y mucho tiene de ritual.

Hay muchas evidencias de la presencia de la espuma en las culturas precolombinas, hay datos de ella en los códices mayas e incluso se han encontrado vestigios en vasos y vasijas. Pero la importancia de la espuma en las bebidas con cacao, es mucho más que un placer culinario.

El cacao tenía una gran importancia ritual y la bebida que generaba era una poderosa sustancia relacionada con los procesos de la creación. Sabemos que el cacao era considerado un fruto divino y era, además, un símbolo del corazón, de la energía vital. Por lo tanto, el chocolate tiene mucho que ver con la sangre, sangre de origen divino. De ahí viene que muchas bebidas de cacao, aún en nuestros días, son teñidas de rojo con achiote.

Pero es la superficie espumosa de las bebidas con cacao la parte más espiritual, es ahí donde se encuentra su fuerza vital asociada a la creación, la fertilidad y la procreación.

El cacao y su bebida eran muy valiosos en sí, pero la espuma tenía un valor mayor porque no se lograba de manera sencilla (recordemos que el chocolate precolombino era una bebida fría). Se apreciaba que la bebida tuviera una gran cantidad de espuma porque requería mucha energía de quien la preparaba, lo que generó una técnica específica para lograr una densa espuma.

Es así como nació el molinillo, herramienta que en su inicio fue hecha de un tallo y sus raíces, para permitir la oxigenación de la bebida mientras se batía. La clave está en generar una espuma que permanezca el mayor tiempo posible, con finas burbujas de aire.

​El molinillo ha variado poco con el tiempo, hoy en día sigue siendo de madera y se utiliza de la misma forma: frotándolo entre las palmas de las manos para batir el chocolate. En México conservamos la tradición del molinillo, que sigue siendo un utensilio básico de las cocinas mexicanas y además, una hermosa artesanía llena de detalles decorativos que rinden homenaje a su magia ancestral.

¡Te esperamos en Divina Cocoa para disfrutar chocolate y café! Estamos para servirte en nuestro restaurante ubicado en Av. León 106 local 3 en Jardines del Moral, León, Guanajuato, México. Puedes reservar al 4773127971 y visitarnos de lunes a sábado de 8:00 a 1:00 y de 5:00 a 10:00.

FOTO 1: Chocolate espumoso [Foto]. Propiedad de Divina Cocoa.

FOTO 2: Molinillo artesanal pintado a mano [Foto de pieza]. Propiedad de Divina Cocoa.

CON INFORMACIÓN DE: http://www.revista.unam.mx/vol.15/num5/art37/

#identidad #mexico #historiadelchocolate #chocolatemexicano #chocolate #cultura

UBICACIÓN Y HORARIOS

Av. León 106, local 3 / Plaza San Juan (entre Paseo de los Insurgentes y Agua Azul), Col. Jardines del Moral / León, Gto. Méx. 

Tel. 477.312.7971

Lunes a sábado de 8:00 a 1:00

y de 5:00 a 10:00

BOLSA DE TRABAJO

¿Te gustaría unirte a nuestro equipo?

Escríbenos a divina.cocoa@gmail.com

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey TripAdvisor Icon
  • Yelp Gris Icono